piel-mixta

Piel mixta: así tienes que cuidarla

Al unir características de varios tipos de pieles, el cuidado de la piel mixta resulta uno de los más difíciles de realizar.

Como se sabe, hay zonas en las que se da una mayor producción de sebo, que habitualmente suele ser la nariz, barbilla y frente. Pero también conviven a la vez otras zonas en las que se dan claramente signos de piel seca con una medición de sebo mucho menor, que suele coincidir con la zona de las mejillas.

Si ya de por si es fácil que se produzca un desequilibrio en el cuidado de este tipo de pieles, en verano estas probabilidades se disparan, puesto que está más expuesta a las agresiones del sol. Actividades al aire libre o el agua de playa o piscina hacen que se altere el pH, alterando así la barrera natural con la que cuenta el cabello.

3 consejos para el cuidado de la piel mixta

Hidratación: un punto muy importante ya que como sabemos, la piel mixta se deshidrata con mucha facilidad. Muchos especialistas aconsejan añadir a los cuidados una rutina de sérum que conseguirá penetrar en las capas más profundas. Para contrarrestar el daño producido por el sol, esta rutina aportará una acción antienvejecimiento y antioxidante. Recuerda beber al menos dos litros de agua al día, porque la hidratación comienza desde dentro.

Mascarilla semanal: debería ser primordial durante todo el año, pero toma aún más importancia cuando hablamos de pieles mixtas. Especial atención hay que dedicarle a la zona T para evitar que se dilaten y obstruyan los poros. Al menos una vez en semana aplicar la mascarilla a todo el rostro para llevar a cabo una limpieza en profundidad, eliminando así las células muertas.

Protección solar específica para el tipo de piel: en el caso del rostro, es recomendable usar un protector solar específico y que no sea el mismo que se utiliza en el resto del cuerpo. El protector solar para la cara debe ser no graso, y sin colorantes, para evitar así la posible obstrucción de los poros. Recuerda renovar la aplicación del protector cada dos horas cuando te encuentres al aire libre.

Recuerda que es preferible que nos consultes en la farmacia para que podamos aconsejarte de forma personalizada. ¡Te esperamos!