caspa

Apuesta por un cabello sano y fuerte

Nuestro cabello es una parte viva de nuestro cuerpo, por lo que debemos cuidarlo a diario, tanto por fuera como por dentro.

Muchos factores externos del día a día, como el estrés, el viento, tintes capilares, ciertas enfermedades, o malos hábitos de higiene pueden poner su salud en peligro.

Cuando nuestro cabello se daña y debilita, tiene tendencia a caer de manera más abundante. También presenta un aspecto seco, y pierde brillo. Os damos las claves para tener un aspecto saludable en tu cabello. Existen además mitos sobre su cuidado, de los que también os vamos a hablar.

Con frecuencia, pensamos que la función de nuestro cabello es meramente estética. Sin embargo, también es un receptor que nos ayuda a mantener el equilibrio magnético, siendo la parte de nuestro cuerpo donde encontramos más silicio.

Consejos para cuidar el cabello

Queremos que vuestro cabello luzca sano y fuerte, por lo que hemos elaborado una lista de consejos que os animamos a poner en práctica:

  • Evita el exceso de grasa en el cabello porque disminuye la oxigenación capilar y activa la proliferación de microbios.
  • Utiliza productos que se adapten a las características de tu pelo.
  • El agua caliente estimula las glándulas sebáceas, por lo que te recomendamos lavar el cabello con agua tibia o fría.
  • Intenta utilizar lociones o bálsamos específicos después del lavado. También te puedes hacer pequeños masajes para estimular la circulación de la sangre.
  • Un error que cometemos normalmente es frotar nuestro cabello cuando aún está mojado.
  • A la hora de lavarte el pelo, en primer lugar, debes enjuagarlo para eliminar la suciedad excesiva, aplicar poca cantidad de champú, posteriormente acláralo con agua templada o fría.
  • Emplea cepillos con cerdas naturales para eliminar pelos, células muertas y el polvo que pueda estar presente en nuestro cabello.
  • Si tu cabello es seco, te aconsejamos el uso de champús muy hidratantes, que sean ricos en vitamina B y queratina.
  • Si el cabello tiene tendencia grasa, debes emplear champús astringente y lavarlo con agua fría. Además, debes cepillarlo de manera suave, para evitar así la estimulación de las glándulas sebáceas.